¡Cadetes de la Policía estaban haciendo un trío y terminan a golpes!

🚨🚔Cadetes de la Policía Estatal que eran del IPAX, casi se matan a golpes cuando hacían un trío en un hotel de la ciudad y el masculino surtía más a una que a la otra.

Bochornoso escándalo protagonizaron un trío de perversos y calientes cadetes de la policía estatal de Veracruz ex del IPAX, al agarrarse a golpes al interior de una habitación de hotel en la ciudad de Veracruz.

Pues resulta que estos «muchachitos» se estaban dando amor con todo, eran dos mujeres y un cadete, todos compañeros enfildados para ser policías estatales después de pertenecer al IPAX.

Después de salir del curso, el cadete y sus dos compañeras, se fueron a echar unas cervezas a un bar y ya al calor de las copas «se les calentó el frasco» y los tres se fueron a un hotel de la cercanía.

Una vez ahí comenzó la tremenda orgía y se escuchaban los azotes del respaldo de la cama, y hasta ahí todo era normal según los empleados que están acostumbrados a todo tipo de ruido mientras se están echando un garrotazo, de hecho hasta a aplausos le estaban dando desde la recepción al cadete, por el gritadero que tenían las dos mujeres a las que estaba haciendo feliz.

Pero cuál fue la sopresa de los empleados del hotel, que minutos después comenzaron a escucharse gritos más fuertes y botellas rotas debido a que estaban peleando entre los tres ya que el cadete le estaba dando más a una que a la otra y comenzó la riña debido a que estaban borrachos y así inició la salvaje pelea en pelotas.

Pero ahí no acabó todo, cuando llegó la policía para separarlos comenzó el corredero entre los pasillos del hotel y una de las mujeres trataba de huir a como diera lugar, Y AQUÍ VIENE LO MEJOR, esa mujer que quería huir, era la esposa de unos de los policías que acudió al llamado de auxilio de los empleados del hotel y al verla casi se desmaya de la impresión al ver que era su mujer, pero se recuperó, agarró aire y cumplió con su deber llevándosela detenida de las purititas greñas por alterar el orden y para a acabarla de chingar era ella la que empezó la riña y la que reclamaba que le daban más duro y rico a la otra que a ella.

Deja un comentario